Eco-jardín vertical
Viernes, 08 Julio 2016 09:26


Share on Google+

Si eres amante del "Do it youself", de la decoración y encima llevas un mini-ecologista dentro, sigue leyendo, ¡esto te va a encantar!    

 

¿Quieres plantar tu propio jardín de hierbas aromáticas en casa? Es tan fácil como coger una botella vacía de plástico de agua o algún otro refresco, preferiblemente de las grandes, y dejar volar tu imaginación.

En primer lugar, debes limpiar y cortar la botella por la mitad de modo que te quede la base por un lado y el cuello por otro. Sepáralas: para hacer la maceta necesitas la parte de arriba. La parte que no vas a usar puedes destinarla a otra manualidad, por ejemplo, puedes crear un farolillo, un lapicero, un estuche para guardar pulseras o una base para velas ¡hay un millón de opciones!

Una vez tengas la parte que va a ser la maceta, puedes decorarla como quieras, puedes optar por pintarlo con spray, con pintura acrílica, pegatinas o un rotulador o bolígrafo permanente. Lo importante es que lo hagas a tu gusto, a tu manera.

En segundo lugar elige lo que quieras plantar, hay muchas opciones a elegir: orégano, albahaca, romero, tomillo...¡lo que prefieras y lo más te guste! A continuación, elige un sustrato universal que sea rico en materia orgánica y con mantillo, compost o humus. Según la planta que elijas va a necesitar más o menos sol y que la rieguen más o menos, así que es importante que te informes de lo que vas a plantar para que siga su proceso y crezca bien.

Una vez tengas la maceta hecha con el sustrato puedes colocarla donde quieras, eso sí, es preferible que sea una zona exterior. Si haces más de una maceta puedes unirlas en una pared, arpillera o base vertical por un hilo metálico o cualquier otro material que sea resistente, para que así pueda aguantar el peso de más de una maceta. También recomendamos usar como marco una Sissi (las de tender ropa de toda la vida).  

Finalmente, te va a quedar un perfecto jardín de hierbas aromáticas con botellas recicladas y habrás logrado hacerte tu mismo un producto culinario y colaborar aportando tú granito de arena con el medio ambiente.





Share on Google+